¿Si quieres hacer un trabajo perfecto?

Si quieres hacer un trabajo perfecto deberías preguntarte..

¿Por qué intentar ser perfecto no te ayudará a alcanzar tus metas?

Todos tenemos objetivos que son importantes para nosotros. ¿Pero es nuestro impulso para lograr un cierto resultado lo que nos hace mejores?

En el libro Art & Fear ( audiolibro ), los autores David Bayles y Ted Orland comparten una historia sorprendente sobre un maestro de cerámica. Esta historia simplemente podría replantear la forma en que piensas acerca de establecer metas, progresar y ser mejor en las cosas que son importantes para ti.

Hagámoslo…

El maestro de cerámica anunció que dividía la clase en dos grupos. Todos los que estaban en el lado izquierdo del estudio, dijo, serían calificados únicamente por la cantidad de trabajo que producían, todos los de la derecha únicamente por su calidad.

Su procedimiento era simple: en el último día de clase, traería unas básculas  y pesaría el trabajo del grupo de “cantidad”: cincuenta libras con una calificación de “A”, cuarenta libras por “B”, en  el momento de la calificación  surgió un hecho curioso: ¡los trabajos de mayor calidad fueron producidos por el grupo que se calificó por cantidad!

Parece que mientras el grupo de “cantidad” estaba haciendo pilas de trabajo – y aprendiendo de sus errores – el grupo de “calidad” se había sentado a teorizar acerca de la perfección, y al final tenía poco más que mostrar por sus esfuerzos en teorías grandiosas.

Solo hazlo y vuelve hacerlo

No son solo los estudios de arte donde las repeticiones importan. Cada vez que haces un trabajo consistente y aprendes de tus errores, el resultado es un progreso increíble.

Es por eso que me obligo a escribir un nuevo artículo todos los lunes y jueves. No puedo predecir qué artículos serán útiles, pero sé que si escribo dos por semana, a veces daré en el blanco.

Y funciona de la misma manera con casi cualquier objetivo que puedas tener …

Artísticamente. Si quieres ser un gran fotógrafo, puedes ir a buscar una foto perfecta cada día. O puede tomar 100 fotos por día, aprender de tus errores y perfeccionar tu oficio.

Fuerza. Si quieres ser más fuerte, puedes analizar cada movimiento y fase de tu técnica. O bien, podrías  aprender de tus errores y concentrarse en hacer más y mejor series.

Escritura. Si quieres escribir un libro de éxito, puede pasar 10 años tratando de escribir un libro perfecto. O bien, podrías escribir un libro cada año, aprender de tus errores y confiar en que tus libros mejorarán cada vez.

Negocios. Si quieres ser un emprendedor exitoso, podrías planificar, pensar y tratar de planear la idea de negocio perfecta. O bien, podrías tratar de obtener un cliente, aprender de tus errores y experimentar con nuevas ideas hasta que algo maravillos ocurra fácilmente.

No es la búsqueda de lograr un objetivo perfecto que te hace mejor, son las habilidades que desarrollas de hacer una cierta cantidad continuo  de trabajo.

En otras palabras, cuando pienses en tus objetivos, no solo considera el resultado que deseas. Concéntrate en las repeticiones que conducen a ese lugar. Concéntrate en las pilas de trabajo que vienen antes del éxito. Concéntrate en las cientos de vasijas de cerámica que vienen antes de la obra maestra.

Cuando observa los objetivos de esta manera, comienza a darte cuenta de que establecer un sistema para hacer una cantidad de trabajo es más importante que elegir un objetivo.

 

Respetando derecho de autor, este contenido  tomado  adaptado de  James Clear

La lucha es la recompensa.

El valor del tiempo