¿Cómo hacer de la motivación un hábito?

Tener la motivación para iniciar aquellas actividades de especial interés no es un problema en sí, la dificultad radica en  mantener esa motivación para ser  constantes en el trabajo mental o físico que tales actividades  pueden implicar  y para ello unos  buenos hábitos son fundamentales.

La importancia  previa de los   hábitos al iniciar una actividad.

Iniciar cualquier tarea es importante pero lo es más  mantenerse.

Puede que no  consigas estar  motivado siempre, pero encontrarás que la motivación viene a menudo después de comenzar, y esto se puede deber   a una rutina de una serie de pasos que te lleven a iniciar tu actividad.

Tres sencillos pasos para hacer de la motivación un habito.

Tres simples pasos  para construir mejores rituales y hacer que la motivación en tu vida sea mas que un impulso, que se transforme  en un hábito.

♦Primer paso: Una buena rutina antes de iniciar tu actividad que  sea tan fácil para ti, que no  puede decirte que no.

Por ejemplo; mi rutina de escritura comienza por conseguir un vaso de agua o un vaso de leche, mi rutina de montar patines comienza estirándome y luego  ponerme mis  medias adecuadas. En si estas tareas son tan fáciles, que  no puedo decirles que no. 🙂

♦Segundo paso: Tu rutina debe realmente empujarte hacia  el objetivo final.

La falta de motivación mental suele estar relacionada con la falta de movimiento físico.

Imagina tu estado físico cuando te sientes deprimido, aburrido o desmotivado, ¿No te mueves mucho cierto? Tal vez estás desplomado, derritiéndote lentamente en el sofá.

Lo opuesto también es cierto, si te mueves físicamente es mucho más probable que te sientas mentalmente comprometido y con energías.

Por ejemplo; es casi imposible no sentirse despierto y vibrante cuando se está practicando algún baile.

En lo personal me gusta estar estirando mi cuerpo, esto me aporta un pequeña dosis de  energía.

Otro aporte de energía lo consigo moviendo un poco mi cuerpo mientras escuchó alguna canción como si fuera una bailarina profesional, y asi entre un merengue, una salsa, o samba, mejoro mi día y el inició de mis actividades.

Tu rutina debe ser tan fácil como sea posible para comenzar y debes gradualmente hacer la transición en más y más movimiento físico, así tu  mente estará  más activa y por ende abra más motivación.

Vale la pena señalar que el movimiento físico no tiene que significar ejercicio.

Por ejemplo; si tu meta es escribir, entonces tu rutina debe acercarte al acto físico de escribir o sea a la acción

En lo personal antes de trabajar aquí en Palabremos, me gusta ver algún vídeo que me inspire, como puedes ver un vídeo no requiere mucho esfuerzo.

♦Tercer paso:  Necesitas seguir el mismo patrón una y otra vez.

El propósito principal de tu rutina para comenzar como deber ser   tu actividad es  siempre repetirla aunque de vez en cuando hay que darle un poco de aire a esa misma rutina con un nuevo paso para asi renovarla.

Esa rutina se vuelve tan ligada a tu desempeño que simplemente al hacerla tu mente sabrá que se está preparando para iniciar tu actividad. Y así mas que encontrar tu  motivación,  es comenzar tu rutina.

Tu rutina antes de iniciar tu actividad es básicamente crear un “recordatorio” para ti, incluso si no estás motivado para hacerlo, pero así te vas sumergiendo y al final  dices; una vez más lo  he hecho, y seguro te sentirás muy bien.

Esto es importante porque cuando tú no te sientes motivado, no hay debate ni toma de decisiones entonces a  falta de ello, el seguir un patrón por lo menos te ayuda  hacer aquellas actividades importantes para ti.

¡Recuerda!

Tres sencillos pasos de una rutina, que  sea fácil de hacer, que te empuje y te recuerde que estas apuntó de iniciar tus actividades.

Respetando derecho de autor, este contenido por James Clear

Cada día de tu vida al amanecer tienes la responsabilidad de levantarte y vivir, así que procura que sea haciendo las cosas verdaderamente importantes de tu vida y no las urgentes.   😉 

  ¡Puro Love!