Carta de agradecimiento a un país que llevo en mi corazón, Brasil.

23 de agosto de 2017

Oi, ¡Gente  linda do Brasil!.

Hubiera querido  pasar más tiempo dentro  tu país 🙂 , pero  en su momento sé que volveré a  caminar por  sus  calles, por sus playas,   deleitarme con sus paisajes, atardeceres, degustar sus comidas, bailar al son de sus tambores   y sobre todo compartir con vocês ¡Gente linda do Brasil!, especialmente con aquellos  que hicieron de mi estancia allí; un momento inolvidable, por su nobleza, alegría… ¡Ay tanta alegría!

Gracias Brasil,  por recibirme en mi llegada a la  Terminal Rodoviário Carlos Alberto Vivácqua Campos/Vitória/Estado do Espírito Santo… de esa forma tan placentera a través de tu gente, pues aunque apenas si  sabían mi nombre fui  igualmente  tan  bienvenida como si hubiera llegado un familiar al que no  se le ve hace tiempo.

Gracias Ana Guidoni por acogerme en tu casa y recibirme com  um sorriso inmenso e um  abraço cálido, gracias por presentarme a tu familia y cuidarme como un miembro más, gracias por los cariños, la mirada tierna de tu mami, las sonrisas locas de tu padre, la ternura  de tu gatica, ahh y las conversaciones  con Ariadna sobre Shakira, que por cierto que  buena fans. 🙂

Gracias Brasil,   por la mayoría de personas que pude conocer o distinguir, y aunque actualmente  no habido un trato continuo con la mayoría de ustedes, con certeza si nos llegamos a encontrar en algún lugar del mundo o  en el mismo Brasil, pues me brindaran uno de esos lindos sorrisos para así hablar en simpatía como si nos conociéramos de hace años. Gracias a ti Aline Braga, eres minha amiga brasileira favorita. 🙂

Gracias Brasil,  porque al ser yo de Colombia, un país que  ha sufrido de tanto señalamiento internacional por la problemática  de las guerrillas y el narcotráfico, tu gente  tanto  a mí como a mis compañeros nos trataron con mucho respeto, nos hacían sentir como príncipes y princesas por toda la buena atención que ponían en cada uno de nosotros.   🙂

Gracias Brasil,  por las largas rumbas que aprovechaba  como si nunca más en la vida fuera a bailar.  Y aunque no aprendí  a danzar la  Samba como solo tu gente lo sabe hacer, igual  lo intentaba y al final algo parecido me salía jajaja ou kakaka… y con eso era feliz.  Y ni que decir  porque en una de esas fiestas aprendí a beber tequila con la excusa  de seguir tomándolo en cada salida para  al día siguiente  no tener resaca, pero eso sí que borrachera. 🙂

Gracias, por los alimentos y bebidas  deliciosas que me permitiste probar, açaí com frutas, coxinha de frango com catupiry, tapiocas doces, moqueca,  torta capixaba, feijão ou arroz com farofa, cachaça ou como  coquetel oficial do Brasil; caipirinha  (limão, açúcar, gelo), ohh e o brigadeiro. 🙂

Gracias, por esa hermosa familia que me acogió, a la cabeza de  una mujer  con una historia admirablemente emprendedora, que un día por motivos de la vida debió arreglárselas para iniciar  su propio negocio Fricote, el cual actualmente  goza de  un gran reconocimiento.

Negocio en el cual trabaja su hija Nina, y a ella también gracias  por tu admirable sencillez  y amabilidad, siempre procuraste que estuviera bien y sobre todo que disfrutará mucho de tu ciudad, además eres el fiel testimonio  de que se puede trabajar para uno mismo y de las ventajas que se pueden dar, como tener más tiempo para compartir con los amigos, con la familia.

Yo espero llegar a eso, a solo tener que trabajar en el momento que quiera disponer del día, y tener tiempo de sobra para compartir con mis seres queridos.  De ti  Nina también aprendí a tomar el  jugo de melancia. 🙂 … ¡Delicia demais!

Gracias  a   Vitoria Down (Associação de Pais, Amigos e Pessoas com Síndrome de Down) por ser el lugar donde pude realizar mi práctica profesional  de Marketing como voluntaria, y más que las funciones asignadas y la experiencia obtenida, lo mejor fue  aprender  que el amor no mira condiciones y que allí hay personas llenas de un amor especial para ofrecer.

Gracias  Alfredo,  por tus consejos  velaste porque me sintiera bien y que pudiera desempeñar mi trabajo sin inconvenientes, fuiste un chefe pero también  te comportaste como um   pai que ofrece cariño y que cuida de que su filha este bien,  y gracias por presentarme a tu  esposa Orminda, ela tão doce como las tacitas de café  que me brindaba. 🙂

Gracias a todas aquellas personas que conocí en  Brasil, porque  simplemente querían brindarme lo mejor de sí y hacer que su país quedara bien representando.

Gracias Brasil, de gente alegre, de amores inesperados, un país que dejo grabado en mi corazón momentos mágicos, con su cultura, con sus costumbres, fueron solo tres meses, tres meses con olor, color y  sabor a Brasil. 🙂

Gracias Brasil, por  que  al salir de mi zona de confort para llegar a ti, pude contemplar la vida desde otras perspectivas y así  ganar  madurez como persona y la valía que necesitaba porque allí en tu tierra gane impulso,  mi impulso para lo que hoy he tomado la desición de ser realmente, una emprendedora. 🙂 

Gracias por visitarnos y  por leer este artículo. ¡Puro Love!

Posdata.

Te invito a leer mas de mis artículos, sobre historias de lo que pasa al querer emprender.

*Diario de una emprendedora. Capitulo 1. ¿Qué he hecho con mi vida?

*Diario de una Emprendedora. Capitulo 2. Conversaciónes del WhatsApp.

*Diario de una Emprendedora. Capitulo 3. Señales para decidir emprender.